La puerta donde empezó todo

Este viaje comienza cuando cuatro personas que ni soñaban con conocerse, terminan encontrándose. En el instante menos esperado, pero en el momento indicado.


La historia de Alex
En cierta ocasión, mi madre me contó la historia de cómo conoció a mi padre. Ella entró a un bar a comprar tabaco y cuando se quiso dar cuenta estaba hablando con el que, años más tarde, sería su compañero de viaje. Encontró algo que no iba buscando y es que, realmente, las mejores experiencias de la vida, surgen cuando menos las esperas. 

A esto se llama serendipia (existía mucho antes del anuncio de Volkswagen), y es lo que me sucedió a mí cuando entré al máster. Buscaba seguir formándome y encontré a 3 personas con las que, para mí, se redefinió el concepto de trabajo, y que tenían una visión muy parecida, pero a la vez muy distinta, de qué es la comunicación. Con esas tres personas inicio este viaje que no sabemos cuánto durará pero que, desde luego, será divertido.

La historia de Álvaro. Disfrutar al escuchar buenos discursos. Emocionarse por un anuncio sin saber por qué. Ser cada vez más consciente del aluvión de mensajes que se reciben a todas horas, y lanzarse a valorarlos según su claridad, eficacia o belleza. Incluso reflexionar sobre la mejor manera de presentar un éxito o gestionar una crisis.

En todos esos momentos, la vida me estaba anticipando una pasión por la comunicación, aunque aún no lo supiera. Sólo un capricho del destino – y el afán por seguir aprendiendo – me hizo coincidir, en un aula pintada de verde, con quienes hoy forman QuatroBox. Y conectamos de inmediato. Así descubrí que no estaba solo al apreciar la visión más emotiva, innovadora y fresca de la comunicación. Éramos más. Somos muchísimos más.

La historia de Celia. Cuando estaba en la universidad, veía el futuro laboral como una línea recta con las etapas bien definidas: universidad, prácticas, trabajo estable. Fin. Sólo tenía una cosa clara: jamás trabajaría en finanzas ni para un banco. Pues bien, ese fue mi primer trabajo.

Entré en el mundo laboral de la mano de un gigante que habitaba en la más alta torre. Durante dos años vagabundeé por un laberinto en el que solo podías perderte o encontrarte. La sensación de seguridad me empujaba a seguir en el sueño común, hasta que alguien me despertó del trance.

Sin darme cuenta, me encontré ante una puerta imponente,  en la que aguardaban tres grandes personas listas para embarcarse en una aventura interestelar. Así empezó todo, esperemos que el viaje no tenga final.

La historia de Jose. Periodista, madrileño y del Atleti. Puede que te hayas encontrado alguna vez con alguien como yo, así que te diré algo más de mí: soy un idiota simpático persiguiendo un sueño. Ese ímpetu por conseguirlo fue lo que me llevó a Puerta de Toledo, la lanzadera de esta aventura. Bueno, eso y mi coche.

Allí, en ese máster, llené mi cabeza de conocimiento y algunos conceptos un tanto raros. Descubrí las teorías de Kahneman, los beneficios de un buen storytelling y las oportunidades que te ofrece el Real Time Marketing. Además, conocí gente maravillosa entre compañeros y profesores. Networking lo llaman. En especial, a estos tres compañeros, tres amigos, con los que comparto pasión, ganas y un emocionante viaje por delante. Let’s go!

2 thoughts on “La puerta donde empezó todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *